"...El maguey es como la raíz de nuestra tierra y el pulque su sangre, una sangre que debiera seguir alimentándonos...”




martes, 21 de julio de 2009

La Hija De La Colonia Primera Parte

Esta es la primera pulcata en la que vamos juntos el buen Ulises y yo, nos toco pasar un momento muy extraño pero eso merece otra entrada a parte.

En el cruce de la Avenida Sur 24 esquina con Oriente 253 en la Colonia Agrícola Oriental, que dicho sea de paso, es considerada la más grande de América Latina se encuentra la Hija de la Colonia, probablemente la última del rumbo. Es un local pequeño, con departamento de mujeres en servicio y una historia propia. Hasta hace poco tiempo sufrió dos clausuras las cuales afortunadamente libró, según comentan sus clientes, producto de la riña en donde un parroquiano perdió la vida al interior del establecimiento.


Pese a la mala fama adquirida, como otras pulquerías de la ciudad, La Hija casi siempre conserva un ambiente agradable, nada que no se arregle con los curados de la casa que son un promedio de tres, eso sí el de ajo también. En varias mesas que esperan su reparación, los clientes habituales van tomando su lugar, la más grande, en medio y frente a la barra con canaleta se apersonan los que nunca faltan. Una rockola ameniza en todo momento el ambiente donde periódicamente es común encontrar grupos de jóvenes de las escuelas cercanas que apenas cruzan la puerta son recibidos por el Güiri güiri, ayudante de la pulcata que de vez en cuando pide su retribución a los clientes para que le completen como el dice para un medio litro de pulque -¡No hay nada para mí!

Si se llega temprano puede consumirse la botana o por lo menos un taco para probar la salsa de molcajete, acompañándose de pulque y quizá de otra bebida -cervezas y licores- que también son parte del menú.


Bien ordenada en la medida de todo lo posible, esta pulcata es acogedora y conserva su verdadero ambiente popular, asistiendo a ella músicos, albañiles, carpinteros y otros tantos personajes que encuentran en su interior, otro mundo donde sus vivencias y pláticas son absorbidas por los muros de azulejo y se pierden entre el efímero eco de las risas.


Ulises Ortega Aguilar gracias ahi estamos en contacto para armar la segunda parte.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

El guiri guiri tambien es conocido como Sid y te puede orientar en como llegar a la pulcata de "El Abrigo" la atiende una tal Erika, está por sur 20. Falta decir que en la hija de la colonia las pláticas con el Mosco son de otro nivel.

Anónimo dijo...

En la hija de la colonia se vive un amnbiente tenso cuando el Mosco relata sus incidentes en la intimidad

Anónimo dijo...

yo me la paso hay es el mujer lugar en la agricola oriental muy buen ambiente y esos pulques son de los mejores

Paulemico (antes Tío Chueco) dijo...

Ya había ido en un par de ocasiones para comprar unos buenos litros para llevar (vivo cerca), hace unos meses me quedé para ver qué acontecía en la cotidianidad de la hija de la colonia.

Ya había sido advertido del ambiente pesado de su interior, así como del acontecimiento que llevó a su clausra, sin embargo me aventuré y para no desentonar, llevé a una amiga.

Estábamos conversando tranquilamente, cuando uno de los parroquianos -al cual, el mesero del lugar no logró sacar- en evidente estado de conciencia alterada y hablando como perico, nos hizo la platica, para luego intentar talonearnos pulque -cuestión que consiguió-, luego varo -cuestión que no consiguió- y finalmente amenazar con maderárme si es que "lo buscaba". Decidimos irnos y ni mi jarra me terminé.

Tal vez, sólo tuve mala suerte ese día en la hija de la colonia.

Anónimo dijo...

Como me encanta ese lugar, es increible, asi como me ah tocado momentos tensos, tambien me la he pasado increible, en una ocasion con un amigo, estavamos en nuestra mesa, disfrutando de la bebida, en nuestros asuntos, cuando de pronto un paroquiano ya en estado inconveniente comenso a discutir, fue tan intenso el asunto ke hazta los platos pasaban zumbado las orejas, habia que eskivar los utencilios de cocina que pasavan volando, al final de la riña que observamos desde la seguridad de nuestra mesa, se hacerco el dueño a ofrecernos una jarra totalmente gratis... al poco rato el organizador de la riña se nos hacerco a pedirnos disculpas y no la seguimos hazta altas horas, este señor un tal Ademar...


Att.Hunter

Anónimo dijo...

Quiza No sea la mejor...
Quiza No sea tu mejor opcion...
Pero ahy cada dia...cada vez...cada momento ahy Siempre.tendras la.seguridad de eencontrar un nuevo personaje...
By...Ch