"...El maguey es como la raíz de nuestra tierra y el pulque su sangre, una sangre que debiera seguir alimentándonos...”




viernes, 21 de enero de 2011

Celebracion Guadalupana "LA OFICINA"


“¡Todos tomamos pulque aquí!”

“La Oficina” es una pulquería ubicada en Manzana 3, Lt. 1, Av. Guadiquirir (frente a la CTM 14), cerca del metro Muzquiz, con 8 años de vida (3 años en la ubicación actual). Cuenta con rocola de a 2 canciones por $5, baño y mingitorio de piedra. El costo del Pulque natural es de $8 y el curado de $20 y $25. También se vende cerveza y aguamiel.

“Comí la tradición, para ponernos mensos, ponernos cuetes.”

En “La Oficina”, sólo se prepara un curado por día, y los mismos, se venden únicamente los fines de semana (sábados y domingos). El curado para esta ocasión, fue de Nuez, el cual, se armó por iniciativa de nosotros (un día anterior fuimos para cerciorarnos de que estaría abierto el día de la Virgen), ya que además de presenciar la celebración de la Virgen de Guadalupe, festejamos el cumpleaños de mi primo Guadalupe. Otros curados que se preparan en “La Oficina” son: cacahuate, mamey, nescafé, guayaba y fresa.

“No joven, no venimos tanto por religión.”

El ambiente que se vivía en la pulquería, era de fiesta, baile, y sucedió algo que no había observado antes en ella, se jugó Rayuela y se apostaron un par de caguamones. Sin embargo, Don Juan, el jicarero local, nos señala que este día “no es tanto de fiesta, el día que hacemos algo especial es el día de la santa cruz, ahorita más bien es la chamba, en otras pulquerías le hacen su fiesta, misas, en los lugares de trabajo, comidas.”

“Yo también te voy a cuestionar, y mis preguntas van a ser más difíciles.”

La comida en esta ocasión también fue especial: bisteces con nopales. El primero en probar bocado, fue mi primo festejado, así como un señor que también se llama Guadalupe. Después de la comida, Don Juan nos hizo un descuento en la próxima cubeta de curado que consumimos.

“Yo bebo pulque para que se me quite la gastritis.”

Al cuestionar al jicarero sobre los problemas a los que se enfrentaba, nos indica que en general, son dos: las trabas administrativas y algunos parroquianos. “El gobierno no nos da apoyo” sentenció Don Juan. Recalca que los requisitos administrativos que se piden son muchos: “firmas de vecinos, delegados, lo de protección civil, muchas trabas, las señoras se quejan de que sus maridos llegan oliendo feo.” Respecto a los problemas relacionados con los asistentes, se refiere a que “las personas que vienen drogadas son muy problemáticas, la gente que toma es muy tranquila”.

“Aquí convivimos con toda la gente, no creas que porque tomamos pulque somos unos ignorantes.”

Un aspecto que no me había tocado ver en este recinto, fue la asistencia de varios jóvenes, había alrededor de 7 (contando a mis dos primos y a mí). El jicarero considera que los chavos que están bebiendo pulque, buscan rescatar la tradición, misma, que no se debe acabar: “muchos (jóvenes) toman en exceso, es como todo, es lo más natural.”


“Aquí nadie falta el respeto, somos pulqueros con educación.”

No pude contener las ganas de aprovechar, y preguntar a Don Juan (ya de paso ¿no?), qué considera sobre la introducción de la venta de cerveza en la pulquería, a lo cual, él respondió sin vacilar: “es algo que nos conviene, pero el pulque nos da el fuerte, a mucha gente le gusta combinar el pulque con la cerveza o con refresco rojo”.

“Me gusta el relajo, pero ustedes son respetuosos.”

Para concluir la entrevista con Don Juan, nos expresa lo siguiente: “los invitamos a todos a La Oficina, a los jóvenes, a las mujeres que piensan que se van a pasar con ellas, pero aquí no, en un bar la gente es menos respetuosa. Autoridades, dennos facilidades, no nos pongan tantas trabas, porque por eso las pulquerías quiebran.”

“La Calavera la goza.”


Reseña Y Fotos Por: Paul Jiménez B. (Paulemico)