"...El maguey es como la raíz de nuestra tierra y el pulque su sangre, una sangre que debiera seguir alimentándonos...”




sábado, 21 de noviembre de 2009

Pulque Y Memoria (Comentario Alrededor De Una Vieja Foto)






Los años pasan, las costumbres cambian, hasta en la bebida la gente se quiere blanquear, en la mesa de la casa de los abuelos se toma vodka tonic, martini dry, y otros tragos que secan la lengua pero que, se supone, son más sofisticados, mas occidentales, en síntesis, mejores. Yo le entro, claro, embrutecen bien. Pero de vez en cuando, casi ritualmente, voy a la vieja pulquería de la esquina (me alegra tanto poder decir eso aun: la pulquería de la esquina), "La bella Carolina", a echarme un curado esa misma pulcata que vio a mi abuelo tantas veces acabarse sus quincenas de jubilado y a mi tío despilfarrar su aguinaldo invitando a desconocidos, malvivientes y rateros un trago, el pulque siempre ha estado aquí presente... para bien y para mal.

Beber pulque es como rescatar la memoria. Esa necesidad de rescatarla, de reconstruir el lazo con los que estuvieron antes de mi, de aquellos que en sus venas "corría la misma sangre que en las mías" (como escribió alguna bisabuela en el reverso de una foto de 1909), me llevó a esculcar en el archivo familiar en busca de no sé qué y ahí, entre viejos pagares, billetes antiguos y postales encontré la foto que acá presentamos:la fecha precisa no la sé, pero seguramente fue tomada a finales de los años cincuenta, al interior de una pulcata que ya no existe, pero que, según lo que he podido saber, estaba en la Av. del Taller, cerca de La Viga, he pasado por ahí y quedan rastros de algo que bien pudo ser, hace medio siglo, una pulcata.

Me alegra que a pesar de que han pasado décadas desde ese día y de que todos los que aparecen en la foto están ya muertos, el ritual pulquero sigue siendo el mismo; una mesa pequeña, paredes de mosaico, una jarra, bicarbonato pal tlachicotón y la compañía de los amigos, los compadres o la banda...Las cosas no han cambiado tanto, tenemos amigos, tenemos bicarbonato, pláticas, recuerdos, ganas de empedarse y aun, buen pulque.


Reseña Por: Perzona

Chequen La Pagina De Proyecto Oxido Para Leer Mas Reseñas Interesantes
www.proyecto-oxido.wikispaces.com


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola...

Muy buena la reseña...

Ojala se pueda anexar la direcciòn de "La Bella Carolina"

Buena Vibra.

Atte. Pogo

Anónimo dijo...

hola me podrias informar hacerca de la hija de los apaches sigue abierta o que onda ???

Sabina Vinyl dijo...

La Bella Carolina se encuentra en la entrada de la Magdale Mixhuca.
La Hija de los Apaches reabrió, sigue en funcionamiento.

Salud.